Replica Handbags
Replica Longines Watches
Replica Watches
Replica Rolex
Replica Watches
Replica Watches
Replica Watches
Replica Watches

Cereal Infantil Fortificado con Hierro: Una fórmula para los problemas de salud?

7 Comments

Publicado: Martes, 20 de diciembre 2011

 

Este articulo fue escrito por nuestra invitada Catalina Shanahan, MD Autor del libro la nutrición profunda: ¿Por qué tus genes necesitan alimentos tradicionales y las reglas de los alimentos: Guía de un doctor para una Alimentación Saludable (Deep Nutrition: Why Your Genes Need Traditional Food and Food Rules: A Doctor’s Guide to Healthy Eating)

 

Si usted es una mamá joven, existe una buena probabilidad de que  su pediatra le haya  recomendado que proporcione una fórmula fortificada con hierro o cereal a su bebé. Pero, ¿son estos productos fortificados con hierro realmente lo mejor para su niño en crecimiento, o son una fórmula para las posibles consecuencias para la salud en un futuro?

 

Para responder a esta pregunta, vamos a echar un vistazo a lo que las fórmulas y los cereales son en realidad. Un paseo por el pasillo de la fórmula del bebé y usted descubrirá que las fórmulas son esencialmente una combinación de agua, aceites vegetales y productos de soja, y a menudo cuatro, cinco o seis distintos tipos de azúcar .Los Cereales infantiles de la misma forma: tienen la misma química, conteniendo aceites vegetales y azúcar.

 

Si usted ha leído mi libro, Deep Nutrition, sabrá por qué creo que una dieta de azúcar y aceite vegetal está lejos de ser la ideal, especialmente para un bebé que está creciendo.

 

Pero hay algo más acerca de estos alimentos de conveniencia que encuentro preocupante y esto es la parte que dicta “fortificada”. Las Fórmulas para bebés y cereales son a menudo “fortificadas” con una lista de suplementos de vitaminas y minerales. Y a menudo uno de los suplementos listados es el hierro. Los fabricantes de fórmulas y cereales han aprendido que muchos de los pediatras que se encuentran preocupados por la cantidad adecuada de hierro en la dieta de un bebe, recomiendan alimentos fortificados con hierro para bebés, y es por esta razón que a  los fabricantes de este tipo de productos les conviene  poner “fortificado con hierro” en letras en negrita a la derecha de la etiqueta.

 

El cuerpo humano necesita hierro. En estos días, escuchamos todo el tiempo cómo la deficiencia de hierro se asocia con una amplia variedad de problemas de salud en niños y adultos. Tal vez el más preocupante es la asociación con una inteligencia baja, lo que puede ocurrir en niños que tienen bajo contenido de hierro, pero, dado a que los bebes recién nacidos no son rutinariamente sometidos a pruebas en sus niveles de hierro, los bebes no pueden ser diagnosticado correctamente. Debido a esto, la Academia Americana de Pediatría aconseja a los médicos que hagan una recomendación general para que los padres compren fórmulas y cereales fortificados con hierro, y para los bebés que son alimentados con leche materna, introducir hierro a los 4 meses de edad. La suposición ha sido de que una cantidad extra de hierro es inofensivo para el bebé, así que ¿por qué no seguir adelante y conseguir ese extra hierro en cualquier producto que este en el mercado?

 

Un amigo mío recientemente me llevó a cuestionar esa suposición. Como nuevo padre de un niño activo, Patrick Vlaskovits (que dirige el blog popular Paleohacks.com y el sitio web PaleolithicDiet.com), recibió el consejo habitual de su pediatra para fortalecer la dieta de su hijo con el hierro.

 

La lógica de su pediatra fue de que los niveles de hierro en un bebe se empiezan a acabar entre los 4-6 meses de edad **, y que la leche materna humana es baja en hierro, así que suplementos de hierro como “ergo” son necesarios. Esto no encajaba bien con el enfoque evolutivo de Patrick: si los bebés están destinados a ser alimentados con leche materna y la leche materna es naturalmente baja en hierro y contiene incluso quelantes que se unen al hierro de tal manera de minimizar el hierro libre en el intestino y tal vez los tractos GI (gastrointestinales) del bebe pueden ser perjudicado por el hierro. Esto hizo que le preocupara que ese extra de hierro, incluso una mínima cantidad, pudiera no ser tan saludable para su pequeño, por lo que me preguntó si yo estaría dispuesta a hacer un poco de investigación.

 

Me alegro que lo haya hecho. Los resultados de mi investigación me han convencido de retener cualquier recomendación a los padres sobre cómo alimentar a sus hijos alimentos fortificados con hierro hasta checar los niveles de hierro en él bebe. Suplementar hierro cuando los niveles de hierro son normales  puede llevar a serios problemas de salud. A continuación se presentan cinco temas que tienen evidencia como soporte en este tema:

1. Bajos niveles de IQ. Cuando los investigadores estudiaron los efectos retardados de tan sólo un poco de hierro extra en la vida temprana (entre las edades de 6-12 meses), los resultados fueron inconfundibles. A la mitad de los bebés en el estudio se les habían dado cereal fortificado con hierro, mientras que  la otra mitad recibió cereales sin fortificar. La mayoría de los niños tenían niveles normales de hierro, y entre esta mayoría, en el momento de la intervención, sus resultados de inteligencia fueron igualados. Diez años después de la intervención, sin embargo, ambos grupos se les dio pruebas de inteligencia, y esta vez, miembros del grupo fortificado con hierro obtuvieron un promedio de 11 puntos por debajo de los niños que no recibieron suplementación.

 

2. Infección bacteriana. Los Alimentos fortificados con hierro  han demostrado en múltiples estudios que promueven  el crecimiento de patógenos intestinales y alteran la función inmune y sistemática intestinal En los niños con problemas de salud frágil (es decir, con VIH o la malaria), el hierro parece aumentar las tasas de mortalidad (Lo que sigue son las citas más relevantes del artículo:. “. El tratamiento con hierro se ha asociado con exacerbaciones agudas de la infección, en particular la malaria”, ” la  suplementación con hierro por vía oral en los trópicos en los niños de todas las edades … se ha asociado con un mayor riesgo de malaria clínica y otras infecciones como la neumonía. “” En los estudios de la [prevención] de Pneumocystis carinii en pacientes con enfermedad por VIH, 30 mg de hierro elemental al día durante 6 meses ha demostrado estar asociada con el exceso de mortalidad parenteral [intravenosa] el tratamiento con hierro se asocia con una sepsis potencialmente mortal cuando se administra en el período neonatal precoz. “”-Nota de Robb**: El hierro es un cofactor importante en la reproducción de una variedad de organismos patógenos. En el caso de la infección aguda o crónica un individuo puede aparecer estar bajo en hierro. Esto es porque el cuerpo ha secuestrado el hierro en un intento de mantenerse y  que no esté disponible para los organismos patógenos, retardando así la reproducción del patógeno. Muchas, muchas personas han muerto aparentemente después de ser diagnosticadas como “anémicas” y posteriormente dada la suplementación de hierro. Ups!

 

3. Arteriosclerosis temprana, o “estrías grasas”. Un estudio realizado en Finlandia encontró que las reservas excesivas de hierro eran un riesgo mayor de ataque cardíaco que los niveles de hipertensión o el colesterol. No disponemos de datos comparables sobre los niños, porque nadie está buscando una asociación.

 

4. Cáncer. Un estudio encontró una correlación entre la suplementación de hierro materno en el embarazo y los cánceres infantiles más comunes: la leucemia y el linfoma. Varios estudios muestran que los niños con la enfermedad de almacenamiento de hierro hemocromatosis, que tienen sólo un poco más altos  los niveles de hierro de lo normal, presentan tasas significativamente más altas de estos tipos de cáncer. (Estudios similares realizados en adultos han encontrado tasas más altas de los cánceres en adultos más comunes:. De mama y próstata)

 

5. Crecimiento Lento. De acuerdo con una revisión exhaustiva de los efectos del hierro en los acontecimientos cruciales del esqueleto a principios de la vida “, la suplementación con hierro en los niños pequeños sin deficiencia de hierro puede poner en peligro la altura óptima y la ganancia de peso.”

 

La evidencia dice que un exceso aparentemente modesto de hierro puede ser perjudicial, especialmente en los niños. Pero ¿por qué sería esto? Al igual que con muchos nutrientes, es todo una cuestión de equilibrio.

 

Necesitamos un suministro estable de hierro porque el hierro sólo puede unirse [asociado, sin unión] con hemoproteínas en la sangre para absorber oxígeno en los pulmones y luego liberar oxígeno donde se necesita. El hierro es también necesario para muchas funciones metabólicas debido a sus reacciones únicas con oxígeno. Pero con un exceso de hierro, las reacciones de oxigenación puede salirse de control produciendo la liberación de radicales libres que efectivamente nos quema de adentro hacia afuera.

 

 

Mientras se hace la investigación en materia de nutrición profunda, me enteré de que la patología subyacente detrás de tantas enfermedades es la oxidación descontrolada. Las reacciones de oxidación pueden salirse de control en cualquier tejido. Y dependiendo de qué es lo que exactamente dañan  (membranas celulares, enzimas, ADN), pueden causar varias enfermedades. Con este entendimiento, ahora apreciamos cómo el hierro inducido por la oxidación en varias partes del cuerpo de un bebé en crecimiento puede llevar a cada uno de estos cinco problemas graves de salud.

 

Inteligencia baja: En el sistema nervioso, el hierro y el oxígeno reaccionan con ciertos ácidos grasos en las membranas de las células nerviosas. Esto no sólo puede dañar las células nerviosas afectadas, sino también activar los mecanismos de la inflamación y la reparación que pueden conducir a dolores de cabeza y causar coágulos de sangre y la hinchazón que puede extenderse a los tejidos cercanos, lo que altera la función cerebral. Si estas reacciones están ocurriendo todos los días cuando el bebé recibe el hierro extra, muchos millones de células nerviosas pueden morir, y las que quedan pueden verse obligadas a nuevas conexiones que pueden causar un comportamiento anormal.

 

Infección bacteriana: A las bacterias malas les encanta el  hierro. El hierro en el intestino puede promover el crecimiento de bacterias patógenas. Sólo el 5% del hierro se absorbe en el intestino cuando la fuente es cereales enriquecidos, en comparación con 50% del hierro que se absorbe en la leche materna. Esto deja una cantidad anormalmente alta de hierro absorbido en el intestino para promover el crecimiento de los patógenos que causan infección intestinal, e incluso infección en la sangre, y alteran la función inmune durante algún tiempo después de que la infección haya desaparecido.

 

La arteriosclerosis temprana: El hierro y el oxígeno reaccionan con ciertos ácidos grasos en las partículas de grasa en la sangre que transportan  las llamadas lipoproteínas (la L en el colesterol HDL y LDL). La reacción daña  las partículas de modo que no pueden ser reconocidas por el cuerpo. Las partículas desconocidas nunca se unen a los sitios de ataque en el que permiten que las lipoproteínas  descarguen su carga de nutrientes

 

(Nutrientes, como los fosfolípidos, vitaminas A, D, E y K, y más). En lugar de alimentar a las partículas, flotan sin cesar dañados en el torrente sanguíneo, como bolsas de plástico en el océano Pacífico. Con el tiempo se juntan y se precipitan fuera de la circulación para formar los inicios de la arteriosclerosis llamada estrías grasas.

 

Cáncer: el hierro y el oxígeno reaccionan con una amplia variedad de productos químicos en el núcleo de la célula para generar radicales libres peligrosos. Los radicales libres son partículas de alta energía que, como los rayos X, pueden dañar el ADN. Las mutaciones en el ADN nos ponen en alto riesgo de desarrollar células que se comportan de manera egoísta, y se dividen y crecen, a pesar de que las señales les dicten que tiene que parar. Así es como el daño en el DNA conduce al cáncer.

 

Retraso en el crecimiento: No estoy segura de que haya un solo mecanismo que explique cómo el exceso de hierro conduce  en todo el cuerpo retrasos en el crecimiento del esqueleto, incluyendo el cráneo y los huesos largos. Puede ser que todo este trastorno  queme los nutrientes valiosos que pueden ya no ser capaces de apoyar el crecimiento normal del esqueleto.

 

Debido a la creciente evidencia de que la fortificación con hierro en los bebés no está exenta de riesgos, un número creciente de médicos pediatras está optando por renunciar a la recomendación de la  Academia Americana de Pediatras para suplementar a los bebés con hierro adicional a la edad de cuatro meses y, más bien, esperan  a checar los niveles de hierro en los bebés antes de decidir si la suplementación de hierro es verdaderamente apropiado.

 

Para mí, estos resultados de la investigación confirman mis sentimientos acerca de las fórmulas para bebés y cereales. El hecho es que estos productos elaborados no pueden empezar a competir con la leche materna de la madre y darle al bebé un comienzo de una vida saludable extraordinaria. Y cuando él bebe está listo para comer alimentos sólidos, existen alternativas mucho mejores que una caja de cereal.

 

Si usted ha estado alimentando a su niño con a cereales fortificados con hierro, aquí hay algunos pasos que puede tomar para beneficiar la salud de su niño a partir de hoy:

 

1) Imprimir este artículo y mostrar a su pediatra.

 

2) Descargar Nina Planck “Lista de primeros alimentos reales ” aquí: http://www.realbabyfood.info/Resources/Handout_Baby_Food.pdf

 

3) Leer a través de esta  información gratis que es excelente http://nourishingourchildren.org/Home.html

 

4) Considere la posibilidad de unirse a la Red Integral de las mamás: http://www.holisticmoms.org/

 

Nota de Robb**: Echa un vistazo a este artículo del The Economist que habla de una manera simple de cómo reducir la anemia infantil: No corte la placenta inmediatamente después del nacimiento. Es interesante,  “El estándar de atención” a la práctica, el corte de la placenta inmediatamente después del nacimiento, se lleva a cabo debido a la ansiedad de que “algo” puede ir mal en la transferencia de sangre desde la placenta al bebé. A pesar de la falta de evidencia de que existe un peligro real de depender de la evolución del proceso natural que se ha creado en nuestra especie. Y ahora, la evidencia nos dice que este procedimiento, puede ser muy perjudicial,  aumentando las tasas de anem

Leave A Comment

Comments

Comment using Facebook

Comment using RobbWolf.com

  1. Melissa
    August 13, 2012 at 7:10 am

    any chance we can get this in English? I can use an online translator, but it just isn’t the same :( I plan to start my little one on egg yolks soon. She has had a few little tastes of fruit. I am definitely NOT introducing the recommended grain cereals during the first year…. hopefully never!

  2. Pip
    August 13, 2012 at 11:42 pm

    I too would love this in English as am in exactly the same postion!

  3. Jess
    August 15, 2012 at 8:26 pm

    Here is the link to the original article in English http://robbwolf.com/2011/12/20/iron-fortified-infant-cereal-a-formula-for-health-problems/

  4. Chelo
    August 21, 2012 at 6:13 am

    Hey guys! I will place all links to the original articles next time! sorry about that…

  5. angela aguilar
    August 27, 2013 at 11:16 pm

    Excelente información no sabia nada al respecto

Leave a Reply